En el primer episodio de nuestro podcast sobre el mercado postventa, publicado a principios de abril de 2020, Matthias Moritz, nuestro Director Ejecutivo de Asia, nos explicó el impacto del brote de coronavirus en el mercado local y cómo han vivido sus trabajadores la pandemia. Habló de las experiencias de los empleados con el home office y la colaboración virtual. Mientras tanto, los trabajadores han regresado la oficina, respetando las medidas de seguridad obligatorias.

Emeline Xie, Marketing & Communication Manager

Emeline Xie, Marketing & Communication Manager

Para entender mejor la situación actual, preguntamos a nuestra colega china Emeline Xie, Directora de Marketing y Comunicación, cómo valora el trabajo a distancia y si trabajar desde casa es una opción para el futuro.

# Ventajas e inconvenientes de trabajar a distancia

El trabajo a distancia nació de la necesidad. Por un lado, tuvo una buena acogida debido a la distancia entre el hogar y la oficina. Muchos trabajadores pasan varias horas a diario para llegar al trabajo. Trabajar desde casa permitió a todos aprovechar las horas ganadas, lo que fue percibido como una verdadera ganancia personal. La conciliación laboral fue más flexible.

El tiempo libre se dedicaba cada vez más a trabajar, mientras que los descansos estaban mal organizados. Hablar con la gente por teléfono o comunicarse a través de Microsoft Teams se consideraba a menudo un descanso. Si no había nada más que hacer, el ordenador de trabajo estaba encendido.

La falta de interrupciones de otros permitió concentrarse más en el trabajo. Sin embargo, el resultado parecía ser menos eficiente. Si alguien necesitaba hablar ocasionalmente con otra persona, se utilizaban herramientas de colaboración como la mensajería instantánea. Pero se tardaba más en teclear, revisar el texto, volver a teclear, volver a revisar el texto, etc. que en hablar cara a cara. Además, disminuyeron las discusiones dentro del equipo.

# Trabajar a distancia pero siempre conectados a la infraestructura informática de la oficina

Para la mayoría de trabajadores, era inusual tener la mesa del despacho en el entorno privado. Como TecAlliance es una empresa digital, no existe diferencia en el entorno informático entre trabajar en la oficina o a distancia. El portátil funcionaba a través de wi-fi y muchos empleados también tenían pantallas e impresoras en casa, al igual que en la oficina.

La comunicación cara a cara nos resultaba cómoda a todos nosotros para intercambiar ideas y conocimientos y también para discutir. No obstante, se utilizaron herramientas colaborativas como Microsoft Teams y WeChat para la comunicación tanto privada como laboral.  Al trabajar a distancia, las cámaras no son imprescindibles, pero nos ayudan a sentirnos más cerca de los demás y refuerzan la cohesión del equipo. Sin embargo, no llegan a sustituir los debates e intercambios personales.

Para asegurar un continuo intercambio de conocimientos entre todos los departamentos, se fijaron dos reuniones por semana, una el lunes por la mañana y otra el viernes por la tarde. La semana solía empezar con un repaso de la empresa. Había que revisar el plan del proyecto, discutir problemas y soluciones y asignar el soporte. La reunión del viernes servía para informar del estado actualizado de la empresa a todos los empleados.

# Gestión de equipo y organización con autodisciplina

Cada equipo tenía la tarea de alcanzar unos objetivos definidos. Se realizaron revisiones de forma regular. Dependía de los equipos comprobar su estado actualizado diaria, semanal o mensualmente. El trabajo se realizaba con autodisciplina, tanto a nivel individual como de equipo.

El departamento de marketing local, por ejemplo, realizaba revisiones mensuales para comprobar las actuaciones realizadas durante el mes y las pendientes para el mes o los meses siguientes, con los debidos plazos. Mientras se trabajaba a distancia, las actividades se planificaban semanalmente y se hacía cada lunes un repaso del plan semanal. Como siempre, surgieron casos imprevistos que tuvieron que solucionarse.

# Las relaciones laborales se mantienen estables

A pesar de la pandemia del coronavirus, el volumen de trabajo no disminuyó. Las tareas no cambiaron. Eran más o menos las mismas que antes de la crisis y las relaciones laborales continuaron siendo muy buenas. La atención al cliente es una prioridad para nosotros, y pudimos prestarla sin problema desde casa.

Trabajar a distancia no se ha considerado algo malo, pero tampoco tan bueno. Preferimos que el equipo se mantenga cercano para una mejor comunicación y productividad y para mantener relaciones más estrechas.

# Lecciones aprendidas y mirada al futuro

Todo el equipo de China está contento por volver a trabajar en la oficina.  Trabajando a distancia, a veces no era posible dar respuesta a tiempo porque era difícil reunir en un instante a todas las personas necesarias para la discusión. Trabajar en la oficina permite debatir de manera más rápida y eficiente.

Durante el trabajo a distancia se hizo necesario convertir el plan mensual en planes semanales. Algunos equipos lo consideraron positivo para mejorar la eficiencia y hacer seguimiento de lo que se había hecho y lo que quedaba pendiente. Por tanto, decidieron continuar con esta medida.

Trabajar a distancia o en cuarentena no causó una disminución de la actividad de TecAlliance. Con respecto al futuro, TecAlliance tiene que prepararse para lo que viene. El negocio es digital y tiene que optimizarse. Los productos tienen que seguir desarrollándose para seguir siendo competitivos. Esto es vital para seguir impulsando activamente la digitalización del mercado postventa chino.